Un mes después: La niñez ucraniana se enfrenta a la muerte y al desplazamiento

  • Al menos 78 niños y niñas muertos en un mes de conflicto en Ucrania.
  • Uno de cada cinco niños y niñas ucranianos vive ahora como refugiado.
  • El número de refugiados supera los 3,5 millones, los desplazados internos son 6,5 millones.
  • La comunidad humanitaria debe priorizar la prevención y la respuesta a la explotación y el abuso sexual de la niñez más vulnerable.

SIRET (24 de marzo de 2022) – Cuando el conflicto ucraniano cumple un mes, la agencia de ayuda internacional World Vision advierte de que los niños y niñas se llevan la peor parte, ya que son asesinados, se ven obligados a huir de sus hogares y corren un alto riesgo de ser víctimas de la trata y los abusos.

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACDH) ha estimado en 75 el número de niños y niñas muertos y en 99 el de la niñez herida, aunque también ha añadido que «las cifras reales son considerablemente más altas» debido a los retrasos en la obtención de información de las zonas de «intensas hostilidades». Esto incluye zonas como Mariupol, Volnovakha (región de Donetsk), Izium (región de Kharkiv), Sievierodonetsk y Rubizhne (región de Luhansk), y Trostianets (región de Sumy), donde hay informes de «numerosas víctimas civiles».

Eleanor Monbiot, líder regional de World Vision para el Medio Oriente y Europa del Este, dijo que los informes sobre las muertes de niñez eran desgarradores.

«La muerte de cualquier niño es una tragedia, pero la muerte de al menos 78 niños y niñas en Ucrania después de sólo un mes de lucha es devastadora», dijo Monbiot. «A cada uno de esos niños se les ha robado una vida y un futuro. Cada uno de ellos deja tras de sí una familia destrozada que llora la pérdida de un hijo precioso, todo ello mientras intenta hacer frente al miedo de los bombardeos y al reto del desplazamiento.»

Los informes sobre la muerte de niños y niñas se producen cuando los funcionarios del gobierno ucraniano afirmaron esta semana que 1,500 edificios residenciales, 202 escuelas y 34 hospitales habían sido bombardeados en todo el país. Los medios de comunicación también informaron de que los edificios residenciales de las afueras de Odesa habían sido objeto de bombardeos.

La Sra. Monbiot afirmó que los civiles nunca deberían ser un objetivo y condenó el ataque a cualquier infraestructura civil.

«Condenamos toda la violencia dirigida a los civiles, los hogares, las escuelas y las instalaciones sanitarias, y pedimos a todas las partes del conflicto que cumplan con sus responsabilidades según el Derecho Internacional Humanitario y el Derecho Internacional».

«Aunque este conflicto ya se ha cobrado un grave tributo a la población civil y a las infraestructuras civiles, aún no es demasiado tarde para la paz. World Vision se une a los llamamientos para un cese inmediato de las hostilidades. Los civiles deben poder ser evacuados de forma segura si lo desean, y sin discriminación. Las agencias humanitarias deben poder acceder a todos los necesitados, estén donde estén, y prestar la asistencia necesaria.»

El número de refugiados supera los 3,5 millones:  Uno de cada cinco niños ucranianos se ha convertido en refugiado

Además de estas devastadoras muertes, uno de cada cinco niños ucranianos se ha convertido en refugiado en el espacio de un mes. Según las últimas estimaciones, 1,5 millones de niños y niñas de una población total de 7,5 millones de niños ucranianos han cruzado las fronteras internacionales en busca de seguridad, el 20%, o uno de cada cinco, se ha convertido en refugiado desde que comenzó el conflicto el 24 de febrero.

Monbiot afirmó que el elevado número de niñas y niños refugiados ha suscitado una enorme preocupación por la posibilidad de tráfico de personas en las zonas fronterizas.

El personal de World Vision ha informado que ha visto muchos niños y niñas no acompañados en la frontera entre Polonia y Ucrania, dijo Monbiot.

«Nuestro personal de protección de la infancia ha sido testigo de un número abrumador de niños, niñas y jóvenes desplazados, algunos de ellos profundamente traumatizados, desesperadamente hambrientos y profundamente preocupados por sus padres y parientes que siguen en Ucrania», dijo. «Viajar solos les expone a un mayor riesgo de abuso, violencia y explotación, incluida la trata de personas.

«Me preocupan enormemente los riesgos a los que se enfrentan estos niños y niñas, que huyen a lo que creen que es un lugar seguro, sólo para acabar siendo víctimas de abusos sexuales o de la trata. Esta crisis ya es lo suficientemente grave como para que surja otra crisis dentro de ella».

«La niñez desarraigada, especialmente los que viajan sin compañía o han sido separados de sus familias durante el viaje, corren un mayor riesgo de sufrir violencia, explotación y abusos. Los gobiernos y la comunidad humanitaria deben establecer urgentemente mecanismos para identificar y registrar a los niños y niñas que llegan más vulnerables, con el fin de reducir los riesgos de protección muy reales a los que se enfrentan, incluida la trata, y comenzar a satisfacer sus necesidades inmediatas y a largo plazo.»

Nuestro equipo está respondiendo ahora mismo a la crisis global por hambre. Conoce más.