Apertura de corredor humanitario beneficia la educación

Después de más de un año, por motivos de la emergencia de pandemia por COVID-19 y el cierre de frontera colombo venezolana, la niñez residente en el municipio de Ureña, Venezuela pudo transitar nuevamente hacia Norte de Santander para retomar o iniciar clases presenciales a finales de octubre, esto en el marco del proyecto Intervenciones Estratégicas en Educación con los Círculos de Aprendizaje, gracias al apoyo de UNICEF Colombia y World Vision.

Con el objetivo de brindar un acceso digno a la educación de la niñez migrante, retornada y de acogida que se encuentra desescolarizada, en extra edad de 7 a 14 años, y que, además ha tenido que pausar sus estudios en Colombia a causa del cierre de frontera, las organizaciones humanitarias han retomado los procesos de aprendizaje con las familias participantes del proyecto entregando kits de educación y vinculando nuevamente a niñas, niños y adolescentes a los Círculos de Aprendizaje establecidos en la ciudad de Cúcuta.

Una de las familias beneficiadas fue la de Samuel de 8 años y Abidel de 6 años que vienen del municipio de Ureña y que ahora pueden participar por primera vez del proyecto. En Venezuela no pudieron seguir estudiando porque “los docentes en el colegio donde se encontraban matriculados estaban enfermos, se retiraban y los que quedaban no realizaban el seguimiento adecuado”, de acuerdo con las palabras de Lisnora, madre de los niños.

Según la Federación Venezolana de Maestros (FVM), desde antes del COVID-19, el 40% de los docentes en el país, habían abandonado sus labores.

“A pesar de que he escuchado de otras personas que no lo han pasado tan bien pasando por el corredor humanitario, pudimos transitar bien con mis dos hijos mayores para que retomaran sus clases aquí en Colombia y también recibir estos kits escolares que les hacían falta. Muchos no contamos con los recursos necesarios para comprar los útiles, por eso es muy bueno recibirlos. Nos ayuda mucho a nosotros”, Lisnora, madre venezolana.

Círculos de aprendizaje para la niñez migrante

Como parte de las acciones que realiza el proyecto, se sigue fomentando el retorno a clases en los ocho espacios intramurales y extramurales destinados a los procesos de aprendizaje de la niñez, los cuales han retornado a la presencialidad mediante alternancia académica: 10 niñas, niños y adolescentes por cada jornada al menos dos días a la semana.

Allí, con el apoyo de la Fundación Escuela Nueva (FEN), se brinda el acompañamiento de tutoría para orientar y guiar en todo el ciclo de aprendizaje a cada estudiante en temas psicosociales y pedagógicos, encargados del fortalecimiento de la autoestima, valores y formación académica. World Vision asegura los implementos necesarios para cumplir con el proceso escolar, como: entrega de kits escolares, recargas telefónicas, refrigerios, seguros estudiantiles y próximamente, uniformes.

Por otro lado, se socializó con las madres, padres y cuidadores las medidas de bioseguridad claves para el retorno a clases. Previamente se les presentaron las aulas donde se cumplirían las actividades académicas y se les comunicó la modalidad de distribución por “burbujas”, que implica grupos máximos de 10 estudiantes por jornada.

W080-0163-012

Gracias a la articulación con otras organizaciones e instituciones como la OIM, IRC, ACNUR, CISP-INTERSOS, Samaritan’s Purse, Cruz Roja, CATM, Fundación PLAN y Centro de Migración, se reportaron casos de protección con orientación y activación de rutas, además de otros procesos, como la regularización de la situación migratoria, el trámite de documentos, acceso a salud, apoyo en ayuda humanitaria, habitabilidad de calle, gestión de asistencia alimentaria, en asistencia multipropósito, riesgo en desalojo y afectación emocional.

Nuestro equipo está respondiendo ahora mismo a la crisis global por hambre. Conoce más.