Menstruación: privada, pero no en secreto; es hora de normalizar

Para el Día de la Higiene Menstrual, la experta en Agua, Saneamiento e Higiene, Kristie Urich, considera cuatro pilares esenciales sobre la salud e higiene menstrual en todo el mundo. 

Se estima que 500 millones de personas en todo el mundo viven sin una higiene menstrual adecuada. A menudo pensamos en la higiene menstrual en términos de recursos: baños privados, productos sanitarios, jabón, materiales educativos; todos son fundamentales para la gestión menstrual. Estas cosas son prácticas y visibles, y se pueden contar e informar fácilmente a los donantes. 

AU030-0023-05

Sin embargo, los aspectos más importantes de la salud e higiene menstrual son los elementos invisibles: el impacto emocional, mental e incluso espiritual asociados a la «pobreza del período», el miedo y la vergüenza. Es un tema lleno de tabús que requiere respuestas tanto individuales como sociales. El objetivo general del Día de la Higiene Menstrual (28 de mayo) es “construir un mundo en el que ninguna persona se vea limitada por menstruar”. Es un día para celebrar el movimiento que se está gestando para normalizar los periodos menstruales, y también para reflexionar sobre lo que aún queda por hacer. 

Soy madre de una hija que recientemente cumplió 13 años. En los últimos meses, cuando mi hija comenzó la pubertad, he tenido muchas oportunidades para practicar lo que predico en términos de salud e higiene menstrual. ¿Cómo apoyas a las niñas que están entrando en esta fase de la vida, pasando por cambios drásticos, sintiéndose incómodas y avergonzadas, a veces, porque ya no son niñas, pero tampoco no son adultas? Es un momento confuso para todos los niños y las niñas, incluso aquellos que viven con fácil acceso a la educación, a baños adecuados y suministros menstruales. 

Mientras pienso en esto para mi propia familia, me vienen a la mente cuatro factores críticos que son pilares esenciales para intervenciones efectivas de salud e higiene menstrual para mujeres y niñas en todas partes. 

W030-0624-003

Apoyo de pares: especialmente en los primeros años de la menstruación, las niñas y adolescentes necesitan relaciones de apoyo con sus pares, tanto niños como niñas. Esto proviene de actitudes saludables y un conocimiento preciso sobre la pubertad y la menstruación. Las relaciones sólidas con los compañeros son fundamentales para esta, a veces, confusa etapa de la vida. 

Adultos de confianza: ya sean padres, madres, familiares, maestras, líderes religiosos u otros adultos de la comunidad, los adolescentes deben contar con el apoyo de personas de confianza que proporcionen información precisa y oportuna, enseñen hábitos saludables, aboguen por el acceso a materiales de higiene y brinden protección y apoyo emocional. 

Privacidad sin secretos ni vergüenza: trato de recordarle a mi hija que los períodos menstruales no son un secreto, pero son privados. Las mujeres y las niñas tienen derecho a instalaciones privadas dignas; suministros menstruales accesibles y seguros; y elementos adicionales para una higiene adecuada y disposición segura de los residuos.  

W485-0148-145

Apoyo de políticas: las políticas gubernamentales deben eliminar las barreras para el acceso a los suministros de higiene menstrual (incluida la eliminación del «impuesto al tampón» de los productos sanitarios). Las políticas de educación y salud deben garantizar que tanto las niñas como los niños tengan acceso a una educación menstrual precisa y accesible. 

Estos pilares deben tejerse a través de todos los esfuerzos y la inversión para lograr este apoyo esencial requiere la inversión de una variedad de actores, desde formuladores de políticas, líderes gubernamentales, implementadores, personas influyentes, miembros de la comunidad e individuos. 

El trabajo de World Vision en las escuelas tiene como objetivo fortalecer estos pilares a través del programa WASH UP! de educación y cambio de comportamiento, implementado junto con nuestro socio Sesame Workshop. Se enfoca en la salud menstrual, desarrollando conocimientos sólidos, comportamientos saludables, infraestructura digna, apoyo de maestros y relaciones de confianza entre pares. 

D155-0352-119jpg_978738

Debemos recordar que cerca de 1.900 millones de personas menstrúan y lo hacen durante una media de 40 años de su vida. Esto es significativo. Esto es normal. Tienen derecho a menstruar con confianza, no con vergüenza; con dignidad, no con pavor; y con apoyo, no aislamiento. 

Nuestro equipo está respondiendo ahora mismo a la crisis global por hambre. Conoce más.